oro_120

Habíamos visitado muchos otros lugares en México – Cabo, Puerto Vallarta, Mazatlán, Cozumel, Cancún – y la primera vez que llegamos en Troncones, finalmente nos sentimos como si estuviéramos en casa. Cuando vimos por la primera vez la playa con la brillante arena dorada y el reflejo de la luna sobre el agua, podríamos imaginarnos con nuestros queridos, pasando todas nuestras vacaciones aquí. Casa de Oro es donde nos escapamos  – y estamos encantados de compartirla con los demás cuando estamos fuera en el “mundo real”!

Troncones es un pequeño pueblo de playa sin horarios estrictos, sólo los amaneceres y puestas de sol y un montón de hamacas en que puede pasar el tiempo.

Nos encanta pasear por nuestros cafés favoritos para tomar una copa y cenar – hay una abundancía de opciones incluyendo auténticos platos mexicanos de mariscos, comida estilo-americano y restaurantes internacional y gourmet! Pero también hemos diseñado la Casa de Oro para ser el lugar perfecto para escapara y instalarse – hay un montón de espacio, una cocina grande, así como una gran parrilla y una magnífica alberca donde todos sus problemas se alejan flotando!

Troncones es un pintoresco pueblo (población de 300) en el Océano Pacífico a unos 20 kilómetros al norte de Zihuatanejo. Gracias a una nueva carretera, estamos ubicado un fácil 35 minutos en coche del aeropuerto internacional (ZIH). La playa dispone de 4 kilómetros de hermosas playas de arena con unas 125 villas frente al mar – muchas diseñados como los alquileres de vacaciones. No hay grandes hoteles, no hay discotecas, ni comparte del tiempo – simplemente relajación, interminable sol, hermosas puestas de sol y una increíble sensación de paz y de pertenencia.

Nuestra parte favorita de Troncones es la playa tranquila… se puede tomar un paseo por la mañana y sólo encontrar una o dos personas! Es un lugar perfecto para escapar y creemos Casa de Oro en Troncones es uno de los mejores lugares del mundo para ver una puesta de sol, tomar una respiración profunda y volver a conectar con su mismo y sus seres queridos.